«Bajo un cielo escarlata», de Mark T. Sullivan


Como resulta lógico, las novelas que toman la Segunda Guerra Mundial como marco histórico en el que desarrollar la trama suelen, por lo general, mantener el foco en Alemania o en los diversos campos de concentración que proliferaron en Europa. Por este motivo, Bajo un cielo escarlata, de Mark T. Sullivan, resulta llamativa, en primer lugar, por detener la mirada en la ciudad de Milán, asediada por las tropas alemanas y bombardeada por los Aliados.
En segundo lugar ―el que m√°s valor aporta a la novela―, llama la atenci√≥n que lo relatado, tal y como no explica el propio autor en el prefacio, est√© basado en hechos reales. Hechos documentados que el propio Sullivan recogi√≥ directamente de quien protagoniza este libro, Giuseppe (Pino) Lella.

La trama gira, pues, alrededor de los hechos que Pino tuvo que vivir en su juventud. Encontramos muerte, destrucci√≥n y una infinitud de horrores perpetrados por uno y otro bando. Pero tambi√©n nos muestra la bondad y valent√≠a que en tiempos tan oscuros y violentos sale a relucir. Somos conscientes de la ardua (pero necesaria) misi√≥n que los cristianos milaneses tomaron escoltando a los jud√≠os rumbo a Suiza atravesando los peligrosos Alpes. Nos transmite el miedo y la tensi√≥n a ser fusilados por cobijarlos y esconderlos de quienes buscaban enviarlos a los campos «de trabajo forzado», as√≠ como el amor de los milaneses por su ciudad y la gente que la habita, sin reparar en las religiones que pudieran diferenciarlos.
Los personajes no podr√≠an ser m√°s humanos. En ocasiones, por desgracia, se muestran tan realistas que su humanidad queda retorcida por la vileza de la guerra y encontramos monstruos. Esto supone un testimonio escrito, extra√≠do de los recuerdos del se√Īor Lella, de la deshumanizaci√≥n que cualquier conflicto b√©lico acarrea y de los traumas que puede grabar en la memoria de quienes fueron testigos ―o incluso perpetradores― de actos inhumanos. Pareciera que el lector, a medida que va pasando las p√°ginas, evoluciona con el propio Pino; el sobresalto al ver un cad√°ver al inicio, y la impasibilidad al final por ver cientos y cientos de cuerpos amontonados.
La lectura es r√°pida y absorbente. En apenas tres d√≠as, y pese a sus 570 p√°ginas de historia, puede ser terminado sin problemas. Simplemente necesitas conocer m√°s de la historia. Ning√ļn momento parece propicio para colocar el marcap√°ginas porque el ritmo no se detiene ni en un p√°rrafo. Sin olvidar que est√°s ante un testimonio real ―al que se le ha a√Īadido cierta dosis de ficci√≥n, evidentemente, para construir una novela dialogada y no unas simples memorias―, llegas a sentir que no puedes hacer que la historia se detenga. Es como si el propio se√Īor Lella te estuviera narrando su pasado.

Bajo un cielo escarlata es la mezcla ideal de lucha, aventura, responsabilidad, romance ―en su justa medida, lo cual se agradece―, tensi√≥n y, pese a todo y sobre todo, Humanidad. Es el sentimiento de justicia lo que vertebra la obra, lo que impulsa  a los personajes a actuar siguiendo su propia moral; a arriesgar sus vidas en cada cap√≠tulo por hacer lo correcto cuando podr√≠an conformarse con elegir lo f√°cil. El sue√Īo de la raz√≥n podr√° producir cuantos monstruos quiera; es en los momentos m√°s oscuros cuando la luz, por diminuta que sea, brilla con m√°s intensidad.


5/5

«El club de los lectores criminales», de Carlos Garc√≠a Miranda


Tal y como sucede en las tragedias de Shakespeare, «El club de los lectores criminales» comienza planteando una situaci√≥n estable y dichosa que deriva en un infortunio como consecuencia de un yerro de los protagonistas.

En esta obra literaria contamos con seis personajes principales entre los que destaca una sola protagonista: √Āngela. La narraci√≥n comienza ab ovo, es decir, en una localizaci√≥n temporal previa al giro argumental que desencadene la trama de misterio y suspense de la que se caracteriza este libro. Esta se ubica en Madrid, siendo recurrente y fundamental la intervenci√≥n de la Universidad Complutense de Madrid, en la que √Āngela y sus amigos estudian Filolog√≠a.
En lo referido al argumento, este no dista demasiado de la estructura protot√≠pica de las novelas de misterio: contamos con un asesino desconocido, v√≠ctimas y supervivientes que investigan cuanto pueden para desenmascarar al aut√©ntico criminal. No obstante, elementos como el terror, la amistad y los debates √©tico-morales —reflejados en las distintas posturas de los personajes a la hora de tomar una decisi√≥n u otra— enriquecen la obra, contribuyendo a la inmersi√≥n en una lectura que ya de por s√≠ es amena y fluida. Adem√°s, el miedo que aparece impreso en las p√°ginas puede ser clasificado en dos tipolog√≠as: el primero, m√°s evidente, es el miedo irracional, los temores instintivos como la coulrofobia, el rechazo extremo por los payasos, muy presente en este libro; el segundo ser√≠a el miedo inherentemente humano al fracaso que demuestran todos los personajes principales a la hora de ocultar el crimen que juntos han perpetrado para evitar las consecuencias que truncar√≠an su futuro. Este es un ejemplo de las fat√≠dicas consecuencias que nuestras elecciones, de no ser razonadas y meditadas, pueden acarrear. Plat√≥n atribuir√≠a la tragedia que se nos presenta en la obra de Carlos Garc√≠a Miranda al triunfo del alma concupiscible; una simple broma juvenil estalla en una traum√°tica vivencia que mantiene tanto a los personajes como a los lectores en vilo.
El √ļnico punto en contra que le encontr√© nada m√°s terminar de leer fue la pirueta del desenlace, la motivaci√≥n del personaje antagonista para cometer los cr√≠menes que lleva acabo. Sin embargo, despu√©s de pensar en ello, supuse que algo as√≠, a d√≠a de hoy, no ser√≠a nada fuera de lo normal.

El libro consta de 329 p√°ginas y, creedme, se lee en un suspiro. Es ideal por si necesit√°is una lectura ligera y absorbente.

Si tuviera que destacar un solo aspecto de «El club de los lectores criminales» ser√≠a, sin dudarlo, la capacidad del autor de insuflar la duda y la desconfianza por todos y cada uno de los integrantes de la novela, ya sean m√°s relevantes o m√°s anecd√≥ticos. Todos pueden ser el PayasoUCM. Si quieres descubrir su identidad, comienza por leer el libro.


4/5

«All√≠ donde van las hormigas», de Plessix y Le Gall


En rara ocasión elijo un cómic como lectura; en rara ocasión consiguen cautivarme del mismo modo en que Allí donde van las hormigas ha conseguido.


Contando con tan solo setenta y dos p√°ginas, esta novela gr√°fica francesa parece, a simple vista, una lectura fugaz de la que se espera una moraleja final. Por este motivo, temo que haya mucha gente que prefiera no acompa√Īar a Said, el protagonista de esta historia, en su aventura siguiendo a las hormigas. As√≠ que, como primera sugerencia, me gustar√≠a que nadie ignorase esta historia por poder ser le√≠da en una tarde. Y es que All√≠ donde van las hormigas cuenta con tantos tesoros como cabras hay en el reba√Īo de Hadj. Pero vayamos por partes.

En primer lugar, las ilustraciones. Vi√Īeta a vi√Īeta podemos disfrutar de esbozos muy mimados en los que me ha sorprendido los muchos detalles apreciables tan solo bajo si los observamos con atenci√≥n e inter√©s. Al fin y al cabo, estos libros se diferencian de las novelas, principalmente, por dibujar la narraci√≥n y reducir lo escrito a los di√°logos entre los personajes. As√≠, a la lectura se le suma el arte gr√°fico que ameniza y entretiene a partes iguales con un estilo entra√Īable y divertido. Y es que esta historia hace uso de un humor muy visual que casa en su justa medida con la trama desarrollada en las escenas y sus personajes.
Estos —los personajes m√°s relevantes— son siete: seis humanos y una cabra maloliente. El protagonista, Said, comienza como un ni√Īo tan inocente que, por no saber, desconoce incluso qu√© le hace feliz, apresur√°ndose a perseguir la felicidad a ciegas. Este hecho tan poco arbitrario ayuda al desarrollo casi filos√≥fico del personaje al final de la obra, impulsado por las ense√Īanzas de dos sabios. Pero este tema lo tocar√© unas l√≠neas despu√©s; Zakia, la cabra, tambi√©n merece ser mencionada. Aparentemente es una m√°s del reba√Īo de Hadj, pero posee una peculiaridad que la hace una sola de entre todas las cabras: Zakia habla. Y hablando convence a Said para marchar juntos hacia all√≠ adonde las hormigas van.
Los dos sabios, a quienes yo preferir√≠a considerar fil√≥sofos a juzgar por sus cosmovisiones, introducen en el libro la reflexi√≥n m√°s popular entre los pensadores del pasado y a partir de la cual voy a comenzar un peque√Īo an√°lisis: ¿qu√© es la felicidad? ¿C√≥mo podemos alcanzarla? Vali√©ndose de una met√°fora muy peculiar, los autores marcan el camino a la eudaimon√≠a —t√©rmino griego muy discutido entre los intelectuales cl√°sicos que vendr√≠a a recoger la felicidad, la imperturbabilidad del alma—. Me ha resultado fascinante c√≥mo el joven Said comienza errando en su b√ļsqueda, marcando antes el camino que el objetivo a alcanzar. Y es que el ni√Īo, pese a su juventud, demuestra al principio un deseo casi avaricioso por ser feliz que le lleva al rechazo del saber, imprescindible para averiguar d√≥nde encontramos nuestro bienestar personal. «Lo que ignoro no me hace da√Īo», llega a reconocer.
Todos somos Said, en un principio. Todos creemos ser felices sin nunca habernos preocupado por preguntarnos qu√© es lo que verdaderamente nos conduce a la felicidad. ¿El amor? ¿La salud? ¿O tal vez el dinero? Sin embargo, la cabra, Zakia, muy ingeniosa, opina que, como ya muchos antes hab√≠an dilucidado, «las personas felices no tienen sue√Īos que cumplir». Esta misma idea se ha visto en otras historias tan diferentes como Harry Potter. Ya en 1997, Joanne Rowling —la autora de Harry Potter y la Piedra Filosofal— escribi√≥ que «el hombre m√°s feliz de la Tierra puede utilizar el espejo de Oesed —un espejo m√°gico que muestra a quien se mira en √©l sus m√°s anhelados deseos— como un espejo normal, es decir, se ver√≠a exactamente como es». Esta es la misma idea que tratan de transmitir Plessix y Le Gall a sus lectores.
Por ello, «antes de ir a buscar la felicidad tenemos que aprender cual es para nosotros». Pues la felicidad no es objetiva, como Said comprobar√° y, del mismo modo, espero que vosotros seas conscientes de a qu√© me refiero cuando le√°is el c√≥mic.

Podr√©is pensar que no merece la pena, que ten√©is centenares de libros esperando a ser comprado como para dar preferencia un c√≥mic de apenas setenta p√°ginas. Sin embargo, la magia que estas historias guardan es que el libro no termina en la √ļltima p√°gina. All√≠ d√≥nde van las hormigas termina en tu cabeza, una vez hayas descubierto qu√© es la felicidad para ti. Una vez seas consciente de qu√© hormigas tienes que seguir.

Dadle una oportunidad y disfrutaréis.


P.D: Me gustar√≠a agradecer a Babelio (https://es.babelio.com/) por haberme facilitado este magn√≠fico libro en su √ļltima edici√≥n de Masa Cr√≠tica Espa√Īa. Sin ellos, quiz√° no hubiera tenido la oportunidad de leerlo. Si os gusta leer os recomiendo MUCH√ćSIMO esta p√°gina, de coraz√≥n <3


5/5

«El nombre del viento», de Patrick Rothfuss.


Estoy convencido de que, si eres fan de la literatura fantástica, el título o autor de este libro te sonará.


El nombre del viento es la primera entrega de la trilog√≠a “Cr√≥nica del asesino de reyes” que, a d√≠a de hoy, est√° incompleta a falta de que el se√Īor Rothfuss publique el √ļltimo libro. Cuanta con 872 p√°ginas en edici√≥n de bolsillo y, he de reconocer, que cada una de ellas est√° repleta de imaginaci√≥n.
La desbordante creatividad del escritor le ha llevado a contar una historia dentro de otra historia. Y es que, por medio del personaje de Cronista, Kvothe, el protagonista, nos cuenta la historia de una leyenda: la suya propia. En ella aprenderemos la dura vida que el joven vivió en la orfandad esforzándose en asistir a la Universidad para incrementar sus notables habilidades en diferentes disciplinas.

Para m√≠, la trama es entretenida de seguir e incita a pasar p√°gina; sin embargo, este libro alberga un “punto d√©bil”. Al girar √ļnica y exclusivamente alrededor del protagonista, el lector corre el riesgo de no llegar a concectar del todo con el protagonista. Esto demuestra dos cosas: la primera es que el se√Īor Rothfuss esboz√≥ lo suficientemente bien al personaje de Kvothe que su complejidad se hace realista; la segunda es que, como en la vida real, hay personas con las que uno no puede estar. En mi caso, acabar el libro result√≥ tedioso. No por el mundo, no por la narraci√≥n, sino porque, simplemente, no me gust√≥ el protagonista. Prefer√≠a ahondar m√°s en otros individuos o conocer mejor las caracter√≠sticas e historia del mundo en el que se localiza la aventura. Por desgracia, las referencias a todo eso m√°s all√° del protagonista fueron paup√©rrimas. Es cierto que es l√≥gico si consideramos que el propio protagonista narra su historia, pero ello no es excusa para pasar de puntillas sobre ciertos temas que habr√≠an ayudado a dar m√°s vitalidad al libro.

Pese a que lleg√≥ a atragant√°rseme, he de ser franco: este libro merece mucho la pena. All√≠ donde he preguntado tan solo me he topado con buenas impresiones; algunas incluso posicionaban a El nombre del viento en el puesto del libro favorito. Potencial no le falta, y los peque√Īos detalles que uno puede desenterrar a medida que lee —como el trato de las diferentes lenguas y razas— me resultaron excepcionalmente bien cuidados.

Si decidís aventuraros a través de sus páginas os advierto de antemano que es una lectura extensa para disfrutar con sosiego; las prisas serán vuestras peores enemigas con este libro y, como en la mayoría de libros, no os recomiendo hacer pausas muy extensas (como de una semana), pues corréis el riesgo de perder el hilo y desengancharos.
También sé que muchos y muchas ya lo habréis leído, así que, por favor, decidme en comentarios vuestra impresión al respecto, estaré más que encantado de leeros y responderos. Muchas gracias.



4/5







«La expedici√≥n», de Stephen King.


No he podido evitarlo.

Mi intenci√≥n era no rese√Īar ning√ļn libro de King hasta dentro de un tiempo para dejar hueco a otros autores y libros de menor renombre que necesiten m√°s publicidad. No obstante, La expedici√≥n no pod√≠a esperar.

En sus 215 p√°ginas (en edici√≥n de bolsillo), Stephen King encasilla cuatro historias breves completamente independientes entre s√≠, sin ning√ļn hilo aparente que pudiera unirlas, que abordan temas tan sencillos como la soledad de un n√°ufrago o la m√°s que imprudente curiosidad infantil. Como no tengo intenci√≥n de explicar en profundidad las tramas de cada uno de los cuatro relatos que componen la obra —ahora explicar√© el porqu√©— me voy a limitar a enumerarlos por si los t√≠tulos logran despertar en vosotros el inter√©s que me empuj√≥ a m√≠ a comprarlo: “La expedici√≥n”, “Superviviente”, “Abuela” y “La balada del proyectil flexible”.
El motivo por el que prefiero no desvelar demasiado se debe a lo muchísimo que disfruté empezando un nuevo capítulo desconociendo por completo la historia con la que el maestro King iba a sorprenderme. Lo que sí diré, y esto lo tengo que escribir bien grande, es que los finales son ALUCINANTES.
Creedme.
Supongo que podr√≠an considerarse “plot twist”, pues los giros de los acontecimientos son tan repentinos que me fue imposible mantener cerrada la boca mientras terminaba cada relato. Hasta la fecha, no recuerdo haber le√≠do ning√ļn final en ning√ļn libro que me haya causado tant√≠sima impresi√≥n como los que King ha pensado en este libro.
Este Best-Seller forma parte de la colección Skeleton Crew, donde King recogió otras muchas historias de terror. Sin embargo, no parece estar a la venta entero, sino fragmentado en varios libros como es el caso de este.

Entiendo que, existiendo una producci√≥n literaria constante, los lectores podamos sentirnos m√°s predispuestos a leer las √ļltimas novedades; el propio King sigue escribiendo y publicando libros. Los relatos de Skeleton Crew fueron publicados en 1985, hace m√°s de treinta a√Īos, y son un ejemplo perfecto para dar a entender que la escritura es, y seguir√° siendo, imperecedera. Os animo de verdad a darle una oportunidad, recomend√°ndoos hincarle el diente, sobretodo, entendi√©ndolo como una lectura liviana que pueda servir para superar un bloqueo lector o para refrescar la mente despu√©s de una lectura densa.

Si decides leerlo o apuntarlo en tu lista interminable de libros pendientes, por favor, d√≠melo. ¡Y no te olvides de comentarme cuant√≠simo te ha gustado despu√©s de leerlo!

Fornit some Fornus.

5/5


«ILLUMINAE. Expediente_01», de Amie Kaufman y Jay Kristoff.


Hasta la fecha, nunca había tenido la oportunidad de leer un libro tan original y creativo como Illuminae.
No s√© por d√≥nde comenzar a elogiarlo. Y es que, a diferencia de la gran mayor√≠a de libros que leo —con los que siempre me gusta ser un poco cr√≠tico—, no he podido encontrar ning√ļn fallo ni en la estructura, ni en el argumento, ni en la narraci√≥n de la historia. Teniendo en cuenta esto, veo conveniente que, en esta ocasi√≥n, rese√Īe el libro de lo m√°s general a lo m√°s particular.

En primer lugar, quiero advertirte de que este no es un libro convencional. Y es que el formato y la edici√≥n juegan en este caso un papel fundamental a la hora de entender y disfrutar todav√≠a m√°s de la experiencia de leer esta historia. A diferencia de otros, en Illuminae no vemos una secuencia narrativa organizada en cap√≠tulos, sino p√°ginas ilustradas que emulan diferentes formatos —cartas, informes inform√°ticos, grabaciones de seguridad, perfiles de reconocimiento, chats…— gracias a los cuales podemos conocer qu√© sucedi√≥ en todo momento en las naves Alexander, Hypatia y Copernicus. En un principio puede llegar a resultar extra√Īo, pero no tardas nada en acostumbrarte a esta curiosa manera de contar una historia y disfrutar del absorbente argumento y de la amenidad a la hora de leer que te brinda.

En segundo lugar, la trama. Si bien es cierto que las historias espaciales en las que hay naves y conflictos planetarios no suelen llamar excesivamente mi atenci√≥n por la sobreexplotaci√≥n del g√©nero, Illuminae me ha gustado mucho que se ubicase ah√≠. No hay marcianos ni sables l√°ser; tan solo muestra la realidad de un posible futuro en el que la especie humana haya realizado finalmente el salto a otras galaxias y, en consecuencia, hayan proliferado las colonias en los planetas con fines tan cercanos a nuestra propia historia como lo son las explotaciones de la naturaleza para obtener determinados recursos. No traza un argumento disparatado sino que, dentro de la ficci√≥n, resulta bastante plausible —lo cual se agradece much√≠simo—.
Pese a que el libro presenta oficialmente a dos protagonistas, yo dir√≠a que son m√°s bien tres entorno a quienes gira la acci√≥n. Los dos primeros son Kady y Ezra, una joven pareja de ex novios —no os asust√©is, no es una pastelada juvenil infumable e inundada por amor y cursiladas, los dos autores saben tratar muy bien el romance para mantenerlo en su justa medida para justificar determinados giros— que han sido evacuados del planeta en el que resid√≠an por el ataque de la organizaci√≥n BeiTech. A lo largo de las p√°ginas veremos c√≥mo cada uno sobrevive a bordo de las dos naves (Kady en la Hypatia y Ezra en el Alexander) mientras la tripulaci√≥n lidia con la presi√≥n de la nave Lincoln que les pisa los talones para aniquilarlos. El tercer protagonista ser√≠a AIDAN, un sistema inform√°tico s√ļper avanzado de defensa. Pero ya conocer√©is m√°s sobre √©l si decid√≠s embarcaros en esta trepidante aventura.

Por √ļltimo, si todav√≠a no he logrado convencerte, me gustar√≠a darte mi opini√≥n m√°s personal respecto a algunas preguntas que los lectores solemos hacernos a la hora de elegir un nuevo libro: ¿Engancha la historia? Much√≠simo, desde la primera p√°gina. Los personajes principales tambi√©n se hacen querer muy r√°pido. ¿Se lee r√°pido? Y tanto. Siendo una carrera contrarreloj, al leerlo sientes la celeridad general que impregna la historia y, gracias a la edici√≥n, tienes la sensaci√≥n de que las p√°ginas se pasan solas. En este caso, la velocidad no hace disfrutar menos del libro; al contrario. ¿Dificulta la edici√≥n la lectura? No. De hecho, me ha resultado mucho m√°s f√°cil seguir el hilo argumental de esta historia que el de otros libros narrados en el formato convencional. Es, simplemente, brillante.

Illuminae, primera entrega de una trilog√≠a (de la que, en este momento, solo la primera parte ha sido traducida al espa√Īol por la editorial Alfaguara), contiene tantos hechos sobre los que reflexionar, tantos finales con los que apostar y tantos giros argumentales que tu mente no dejar√° de funcionar mientras lo lees, queriendo saber qu√© va a pasar en la siguiente p√°gina que, ya te advierto, te dejar√°, como las otras 584, boquiabierto/a.

Espero que disfrutes de este gran libro.


5/5

«Siega», de Neal Shusterman.


Todos hemos pensando en alg√ļn momento de nuestras vidas acerca de la inmortalidad. Si bien esta es una condici√≥n antinatural en los seres vivos, el ser humano ha perseguido esa idea y reflexionado sobre ella desde la Antig√ľedad. Esta cualidad, achacada a divinidades y otras criaturas legendarias en la Literatura, vertebra Siega.

El libro del se√Īor Shusterman nos presenta una realidad futurista en la que el ser humano ha logrado dominar hasta tal punto la vida que la muerte (natural) ha sido relegada de la mente de toda persona a una dimensi√≥n f√ļtil. El planteamiento de una sociedad en la que la mortalidad es nula gracias a una inmejorable medicina capaz de revivir a los accidentados me obliga a pensar dos cosas: la primera, «menuda pasada»; la segunda, «qu√© horror».
Ante la peliaguda coyuntura de un mundo que arrastra una exagerada sobrepoblaci√≥n, el mundo de Siega posee un personal de √©lite, denominados «segadores», encargados de cribar de manera aleatoria a una determinada cifra de personas al a√Īo para compensar las muertes que, en otro tiempo, deber√≠an haber sucedido. As√≠, los protagonistas de la historia, Citra y Rowan, son dos j√≥venes reclutados como aprendices de segador con los que aprenderemos los entresijos de este grupo, aceptado por la mayor√≠a de ciudadanos y temido por los mismos, al mismo tiempo que presenciamos distintos tipos de morales personales que nos har√°n reflexionar m√°s de una vez respecto a lo que es correcto y lo que es √©tico.
Y es que, si algo vas a hacer mientras lees —adem√°s de disfrutar de la narraci√≥n—, es preguntarte cosas. Plantearte c√≥mo actuar√≠as t√ļ en caso de ser un segador. Se nos dan algunos modelos distintos, cada cual con sus pros y sus contras, y sinceramente termin√© el libro m√°s que satisfecho por haber conocido a personajes muy personales y sus distintas perspectivas de c√≥mo hacer su trabajo. El se√Īor Shusterman ha construido notablemente el futuro con el que algunos contempor√°neos ya est√°n fantaseando. Tener en cuenta los porcentajes de mortalidad de nuestra (en accidentes automovil√≠sticos, sobredosis, enfermedades incurables…) para que los segadores busquen igualarlos en la medida de lo posible me pareci√≥ un detalle m√°s que acertado que reforz√≥ mi convicci√≥n de que estaba leyendo un buen libro.

En la actualidad, existen experimentos que buscan revertir el envejecimiento, entendido como una enfermedad m√°s de los seres vivos, para mantenernos eternamente j√≥venes y sanos. Sin embargo, de conseguirlo, ¿suceder√≠a lo mismo? ¿Aceptar√≠a la gente la presencia de otras personas con el poder de matarlas en cualquier momento? Para responder a esto habr√≠a que recurrir a la filosof√≠a y la supuesta bondad o maldad natural del hombre y de la mujer, aunque apreciando las reticencias generalizadas respecto a la eutanasia uno puede advertir que la respuesta ser√≠a un no.

Respecto a mi valoraci√≥n personal del libro, pienso que leerlo puede proporcionarte una oportunidad ideal para pensar —que nunca viene mal—. Los muchos giros de argumento que aparecen repentinamente y dejan boquiabierto al lector te amenizar√°n sin duda la lectura. La narraci√≥n es m√°s bien est√°ndar, no he percibido un estilo lo suficientemente personal como para ser importante, as√≠ que tampoco tendr√°s problemas a la hora de interpretar el texto. Y, como en otras muchas novelas juveniles, no dudes en que encontrar√°s aventura, acci√≥n, intriga y amor —en su justa medida, lo cual agradezco enormemente— dentro de una realidad ahora imposible pero potencialmente plausible en los siglos venidero.

Espero que disfrutes de verdad.

4/5

«Cujo», de Stephen King.


Pese a contar con varios libro mucho m√°s actuales y conocidos por vosotros pendientes de comentar, he optado por dedicar mi segunda rese√Īa a una novela un tanto olvidada de Stephen King —incluso por √©l mismo, como lleg√≥ a reconocer. Y, adelanto, no es perfecta. No es la mejor novela que pod√°is leer este a√Īo. Sin embargo, he logrado discernir entre las p√°ginas una habilidad tan ins√≥lita para m√≠ que sent√≠a la necesidad de compartirla.

Stephen King no necesita presentaci√≥n. Quienes hay√°is disfrutado de alguno de sus much√≠simos libros sabr√©is que este escritor ama contar historias. Y no lo digo en plural por la cantidad de textos que ha publicado, sino porque, efectivamente, en una misma obra no es raro tropezarse con much√≠simas subhistorias propias de cada personaje —seis principales en total, divididos en dos familias de dos padres y un hijo— que, actuando en un principio como n√ļcleos independientes entre s√≠, terminan aglutin√°ndose en una misma esfera que supone el desenlace. Cujo no es una excepci√≥n.
La sinopsis nos adelanta que un perro provocar√° muchos problemas tras contraer la rabia. Como espero que os hay√°is dado cuenta, parece un argumento muy sencillo. Esto es, de hecho, lo que m√°s me ha fascinado de «Cujo». King consigue esculpir todo un mundo en el que encajar esa historia, haci√©ndola relucir sin necesidad de seres fant√°sticos ni aventuras espaciales; todo gira alrededor de gente normal. Consigue trazar a cada personaje con una complejidad impresionante, pudiendo el lector llegar a conocerlos mucho m√°s all√° de la relaci√≥n que puedan tener con el San Bernardo que da nombre al libro.
Estamos acostumbrados a leer historias quim√©ricas y excesivamente pomposas, repletas de retorcidos giros y datos a cada cual m√°s extravagante. Esta obra es simple. Su sencillez y humildad es lo que, para m√≠, la hace brillar. La narraci√≥n es realmente buena, alterando constantemente de puntos de vista de los diferentes personajes. Si bien es cierto que algunos fragmentos pueden pecar de pesados —pues no en cuanto la acci√≥n se desarrolla es dif√≠cil concentrarse en otra cosa y el ansia por seguir leyendo es irrefrenable— contribuyen a dotar a la obra de un realismo tan ordinario —en el buen sentido de la palabra— que se agradece.

Si lees Cujo, viajar√°s inmediatamente a una peque√Īa localidad rural estadounidense —perfectamente plasmada por el autor—. Estar√°s all√≠. Puedo asegurarte que as√≠ lo sentir√°s, del mismo modo que ser√°s consciente de la angustia, tensi√≥n y frustraci√≥n que King ha buscado transmitir en los momentos √°lgidos, caracterizados por un terror psicol√≥gico que no te dejar√° indiferente.
As√≠ que, si est√°s buscando leer algo diferente o quieres disfrutar de un buen libro —que no siempre es f√°cil encontrarlo, aunque creamos toparnos con decenas—, yo te animo a darle una oportunidad a Cujo. Y si, nada m√°s terminarlo, te asusta cada perro que veas por la calle, no te preocupes. ¡Se te pasar√° en dos d√≠as!

4/5


«Rebeli√≥n en la granja», de George Orwell.

Me arriesgo al decir que George Orwell es uno de los pocos autores que gozan del carisma suficiente para que los lectores se sientan atra√≠dos por sus obras. Por supuesto, no es para menos: el se√Īor Eric Arthur Blair —que as√≠ es como se llam√≥ en realidad— se encumbr√≥ en una √©poca convulsa con sus dos libros m√°s conocidos: 1984 y el libro que hoy nos ata√Īe: Rebeli√≥n en la granja.

Este libro, publicado en el a√Īo 1945 y con la friolera de setenta y tres a√Īos entre sus p√°ginas, narra la breve historia —o f√°bula, m√°s bien— de unos animales dom√©sticos criados en una granja de Reino Unido. Este paisaje com√ļn —con sus partidarios y detractores— se retuerce brutalmente entre los dedos del maestro Orwell para reflejar otra perspectiva de esta realidad que, a priori, no nos extra√Īa un √°pice. El autor esboza una visi√≥n marxista bajo la que se nos presenta un grupo de seres oprimidos por el yugo del opresor: el ser humano. Un ser humano due√Īo del capital y fruto del trabajo de los animales, mantenidos en unas condiciones deplorables que invierten fuerza, esfuerzo y tiempo para presenciar c√≥mo el granjero obtiene una plusval√≠a y les priva de aquellos que ellos mismos han cosechado.
A partir de aqu√≠, dotando a los animales de un raciocinio equivalente al nuestro y cedi√©ndoles la capacidad del habla, Orwell comenzar√° a no solo a traspasar la famosa lucha de clases que Marx y Engles enunciaban como motor de la Historia a un panorama animal sino que les empujar√° a la rebeli√≥n, considerada como √ļnica v√≠a indiscutible de obtener la libertad y hacer de la ut√≥pica paz e igualdad una realidad.
No obstante, y sin dar más detalles sobre el libro, veo imprescindible conocer George Orwell para entender qué lo motivó a escribir esta retorcida crítica con un ingenio ácido y corrosivo que busca atentar contra el régimen comunista que Stalin mantuvo en la URSS el siglo pasado, tras suceder a Lenin.
Nacido en una colonia brit√°nica de la India y madurando en la humildad, Orwell se encasill√≥ f√©rreamente en un anti-totalitarsmos que marcar√≠a sus decisiones e ideas. Tanto fue as√≠ que incluso se enrol√≥ en las milicias comunistas para luchar en la Guerra Civil Espa√Īola contra el bando sublevado pues sent√≠a la necesidad moral de eliminar fascistas. Aqu√≠ no solo fue testigo de los horrores del fascismo y el nazismo sino que, adem√°s, comprob√≥ la corrupci√≥n del r√©gimen estalinista a trav√©s del POUM (Partido Obrero de Unificaci√≥n Marxista).
Esto, y la figura autoritaria de Stalin durante la Segunda Guerra Mundial, le bastaron para realizar esta sátira enfundada en una fábula que resulta ser una analogía sencilla pero sorprendentemente aguda de los ideales imperantes en la URSS.

Es una novela breve, ideal para ser le√≠da como desengrasante en caso de terminar un libro denso, que puedes terminar en dos d√≠as. ¿Merece la pena? Por supuesto. Independientemente de tu visi√≥n respecto al liderazgo de Stalin, Rebeli√≥n en la granja est√° escrito con una habilidad y un cuidado tan excepcional que te aseguro que no malgastar√°s tu tiempo hoje√°ndolo.
Esperanza, ilusión, osadía, y decadencia, mucha decadencia, son las palabras que definen al libro, rematado con un final tan extremadamente esperpéntico que te dejará con la boca abierta.

5/5

Iniciativa "Seamos seguidores".

Nephelibato se suma a la original iniciativa Seamos seguidores, propuesta para fomentar los lazos entre los blogs literarios.

Esta cuenta seguirá a todos aquellos perfiles que guarden relación con la temática literaria y que previamente la hayan seguido, siempre y cuando el perfil se vea involucrado en esta idea.

Espero personalmente poder conocer (y seguir) a toda persona que esté leyendo este mensaje. ^-^
Cuantos m√°s seamos, ¡mucho mejor! El abanico literario que cada uno de nosotr@s aporte resultar√° m√°s variado y todos podremos disfrutar m√°s de la esencia que nos une: la lectura.

¡Un placer! :D